Organizaciones de la Sociedad Civil

Estado y Políticas Públicas

Inscripción abierta

Con la consolidación de la democracia en la región, a partir de la década de los ´80, la sociedad civil se instaló como objeto de estudio para el mundo académico y para el Estado al constituirse en actor de las políticas públicas. La complejización de lo social y de las subjetividades, como consecuencia de las transformaciones estructurales en los modelos de desarrollo, condicionó la emergencia de actores colectivos que buscaron representar, organizar y canalizar las nuevas demandas sociales que aparecían. La crisis de los partidos políticos tradicionales y de las representaciones sindicales, acompañaron y favorecieron este proceso que se caracterizó por presentar un fuerte nivel de movilización social y de protesta, particularmente a partir de la crisis del modelo neoliberal a principios de siglo XXI en Argentina y en el resto de América Latina.

La movilización y ocupación del espacio público para la protesta y las demandas de respuestas por parte del Estado, son marcas notables de los sistemas políticos de la región  y de su sociedad civil. Desde el retorno a la democracia en la década de los `80, diversos actores han apelado a este recurso. El retorno de la democracia es tomado como punto de partida para analizar diversos fenómenos sociales actuales. A medida que transcurrieron los años la conflictividad y las demandas sociales tendieron a tornarse más complejas y heterogéneas; así, organizaciones y nuevos movimientos sociales (algunos ya existente, otros emergentes) comenzaron a ganar protagonismo como canales de expresión. En particular la dinámica de la década del 90, incluyó profundos cambios en la matriz de la relación Estado – sociedad, muy particularmente en las instancias de mediación entre ambos espacios. A su vez comenzaron a multiplicarse los casos de organizaciones y movimientos sociales, que adquirían un gran protagonismo en torno de ciertas demandas que se presentaban en el espacio público, vinculadas principalmente al aumento de la pobreza, el deterioro de las condiciones de vida y la masificación del desempleo en nuestras sociedades.

Luego de la crisis económica, política y social del neoliberalismo a principio de siglo, se han observado  procesos de movilización, protesta y apoyo social en torno a cuestiones vinculadas a la distribución de la renta socialmente producida, y a la regulación y ampliación de derechos civiles, políticos, sociales, económicos, culturales y de cuarta y quinta generación. La consolidación de procesos de desarrollo basados en el aumento del empleo y del consumo interno como elementos impulsores de la demanda agregada en un escenario internacional favorable para las comoditties regionales, abrieron la puerta a la recomposición de las demandas sociales y de sus principales actores en la Argentina y en otros países de América del Sur. Estos gobiernos tuvieron como principal desafío la contención de estos actores movilizados y de sus demandas. La resolución de la crisis requirió, por un lado, un proceso de centralización y despliegue territorial del Estado que logró recomponer la relación con la sociedad a través de la satisfacción, siempre parcial e imperfecta, de sus demandas. Y por otro lado, requirió la no represión de las movilizaciones y protestas que aún se sucedían, y la incorporación de diversas demandas en la agenda pública, consolidando un nuevo escenario social. Durante este periodo hemos visto la emergencia de numerosas organizaciones sociales y procesos de movilización en torno a temáticas tan diversas como los derechos humanos, la cuestión social, la cuestión de género, las nuevas subjetividades e identidades, el medio ambiente, la cuestión agraria y el desarrollo territorial, la defensa de derechos civiles de minorías como los pueblos originarios y los colectivos LGTB, los medios de comunicación y tantas otras realidades. La heterogeneidad del mundo de las organizaciones de la sociedad civil nos habla de las importantes y complejas transformaciones ocurridas en la forma de concebir la resolución a sus demandas.

Los recientes cambios políticos y económicos en el escenario nacional y regional (la asunción de la centro derecha en Argentina, la crisis político – económica de Brasil y Venezuela, el recambio presidencial en Uruguay, la continuidad del proceso boliviano, entre otros), nos plantean un desafío en cuanto al análisis del rol de la sociedad civil en las políticas públicas y en la discusión sobre la orientación del desarrollo de cada país. La mayor presencia del Estado en el diseño e implementación de ciertas políticas públicas consolidada durante el periodo de los gobiernos nacional – populares, abre nuevos debates sobre la vinculación con la sociedad civil, sus actores y organizaciones, y sobre los diferentes mecanismos propuestos para la participación y canalización de sus demandas y reclamos. Esta realidad obliga a quienes trabajan desde o con el sector a indagar y analizar sus múltiples facetas y sus variadas expresiones para lograr consolidar las OSC, fortalecer los procesos de participación en políticas públicas y aportar, así, a la construcción de un modelo de desarrollo inclusivo e igualitario.

En esta nueva edición del Diploma Superior en Organizaciones de la Sociedad civil el interés se centra en mostrar y analizar las transformaciones ocurridas durante la última década a nivel de la sociedad, sus actores, demandas y estrategias de acción, del Estado y sus políticas públicas, y de los modelos de desarrollo en la región.

En este sentido, se dará cuenta de los cambios ocurridos a nivel de la sociedad, los procesos de movilización y acción colectiva, ya sea de apoyo como de protesta, sus nuevos y viejos actores sociales, sus características, intereses y demandas. Y en estrecha relación con lo anterior, se analizarán las diferentes experiencias de participación y protagonismo que las OSC han tenido en cuestiones sociopolíticas y su conversión en políticas públicas como los avances y la promoción en materias de derechos humanos y derechos civiles de minorías; de identidad de género y adopción; la violencia de género; la trata de personas; la radiodifusión; el acceso a la cultura y a la justicia; entre otros. Y también en su participación en las políticas alimentarias, de acceso al crédito y de promoción de la economía social y el desarrollo territorial que históricamente caracterizaron la acción de las organizaciones de base territorial y social.

En definitiva, en esta nueva edición del Diploma Superior, se estudiará el rol estratégico de las OSC como articuladores de intereses y demandas, sus potencialidades y limitaciones a la hora de pensar su capacidad de representación y de acción sobre la realidad, su relación con el sistema político y con el Estado y sus aportes al actual modelo de desarrollo.

El Diploma en Organizaciones de la Sociedad Civil está destinado a:

  • Profesionales universitarios de todas las disciplinas que deseen introducirse y actualizarse en la temática;
  • Miembros de OSC que busquen capacitarse para un mejor desarrollo de la organización en el que trabajan; y a
  • Funcionarios gubernamentales de distintas áreas y niveles de gobierno.

La FLACSO Argentina está habilitada por el Ministerio de Educación a emitir el título propio de Diploma Superior (Res. 1024).

El Diploma Organizaciones de la Sociedad Civil forma parte de la Trayectoria Integrada de Posgrados de la FLACSO Argentina.

La aprobación del Diploma Superior otorga créditos para la Maestría en Políticas Públicas para el Desarrollo con Inclusión Social.